Acogimiento Familiar en la Comunidad de Madrid

acogimiento de urgencia comunidad de madrid
 
Cuando tenía 20 años y estaba en la universidad, tenía una asignatura que se llamaba acción social. Era obligatoria y trataba sobre el voluntariado. Mis compañeros y yo no nos tomamos nada bien que una cosa que se supone que tienes que hacer porque realmente quieres, nos estuvieran obligando. Hoy en día tengo que reconocer que doy las gracias a mi Universidad por semejante experiencia.
Mi Acción Social fue en una asociación que se dedicaba a cuidar niños de familias desestructuradas. Era un lugar enorme con casitas pequeñas y en cada casa había unos niños de diferentes edades.
A mí me tocó una casita con niños de edades comprendidas entre 2 y 10 años y debía ayudarlos con los deberes. Yo personalmente estaba enamorada de uno de ellos que era muy listo. Me daba mucha pena cuando me contaron cada uno su historia de porqué estaban allí y de cómo sus papás no se podían hacer cargo de ellos. Me daba tanta rabia y tanta pena cuando me contaban sus problemas y las ganas que tenían de marcharse. Cuando llegaban las vacaciones, muchos de ellos se iban a casas de acogimiento familiar para pasar las vacaciones. Cuando yo me enteré de aquello, quise que algún niño viniera a pasar las vacaciones con mi familia y que disfrutara de todo lo que mi familia podía ofrecerle, pero mi padre se negó. Según él tenía miedo de que finalmente cogiera cariño al niño y que luego se lo tuvieran que llevar iba a ser un golpe muy duro para él. Yo lo entendía, pero por otro lado me parecía muy egoísta no ofrecerle un gran verano a un niño cuando nos lo podíamos permitir.
Cuando me quedé embarazada de Nicolás, todo me afectaba mucho más y el ver a niños pasándolo mal me provocaba sensaciones terribles y no podía evitar pensar en los niños de la asociación. Siempre he tenido claro que cuando me independizara quería ayudar en todo lo posible a los niños, así que cuando Nicolás creció y tuve ropa de sobra para donar, contacté con la asociación porque, además de los niños, también ayudan a madres jóvenes sin recursos. Les llevé la ropa que tenía de Nicolás y otras mamás han contactado a través de la asociación conmigo para que les pueda donar algunas cosas. Intentó por todos los medios ayudar a estas madres y sus bebés.
El caso es que toda esta experiencia me hizo abrir los ojos y darme cuenta que hay muchos niños que necesitan ayuda y para esto no hace falta irse a otros países, porque lo tenemos aquí en España.
Cuando comencé a salir con quien ahora es mi marido, le pregunté si cuando estuviéramos centrados y con dinero, adoptaríamos un niño. Me dijo que sí, que por él encantado y para mi fue estupendo porque es lo que quiero hacer.
Después de la boda y con Nicolás ya nacido, me puse a buscar información sobre la adopción en la Comunidad de Madrid. El tema de la adopción es bastante complicado y según leí en foros y blogs, cuesta mucho dinero y tiempo. Yo más que por el dinero, es por el tiempo. Parece ser que muchas familias lo pasan fatal porque igual están 5 años de espera para que les entreguen a su hijo, y todo esto con papeleos, test psicológicos, visitas por parte del gobierno, y al parecer no les dicen nada de como va el proceso. Vamos que tienes que hacer un montón de cosas y soltar bastante dinero para que luego ni te tengan informados. Yo eso lo llevaría realmente mal, para que nos vamos a engañar.
El caso es que una noche pusieron en la 2 un programa en el que se hablaba del acogimiento familiar. Yo hasta entonces no sabía que eso existía y por supuesto no me lo había planteado. Pensaba que eso del acogimiento era solo para instituciones y orfanatos y no para personas como familias. Aquel documental me encantó y me di cuenta de que quería ser casa de acogimiento. Las casas de acogimiento juegan un papel muy importante en la vida de los niños, ya que se evita que vayan a un orfanato y pueden estar con una familia. Comencé a buscar información por todas partes y me encantó saber que existían varios:

TIPOS DE ACOGIMIENTO FAMILIAR.

Acogimiento familia extensa: es aquella en la que los familiares del menor se hacen cargo de él cuando sus progenitores no pueden. Pueden ser abuelos, tíos, cuñados, etc.. Siempre se intenta esta opción antes de barajar otras porque se considera menos traumático para el menor.
Acogimiento familia seleccionada: es la alternativa para cuando la familia extensa no puede hacerse cargo o cuando no es recomendable que ellos se hagan cargo del menor.
Acogimiento Familiar simple: se trata de un acogimiento temporal, y se prevé la vuelta del menor con sus progenitores cuando éstos se encuentren en situación de poder hacerse cargo.
Acogimiento Familiar permanente: en este caso, la duración del acogimiento es indefinido y no se prevé o no se aconseja que el menor vuelva con los progenitores.
Acogimiento Familiar preadoptivo: este tipo de acogimiento tiene como finalidad la adopción del menor.
Acogimiento de especial dificultad: es para aquellos niños que tienen necesidades, como niños en sillas de ruedas, síndrome de down, enfermedades raras, etc. También niños mayores de 8 años o grupos de hermanos.
Acogimiento de urgencia: para períodos pequeños de tiempo, con los acogimientos de urgencia se evita la institucionalización del menor. Suele ser para niños de corta edad.
Acogimiento en periodo estival: una familia se ofrece para cuidar de un menor durante las vacaciones. De esta manera el menor puede disfrutar de las vacaciones en familia.
Estos son los tipos de acogimiento familiar que existen y la verdad que a mi me encantaría coger el de adopción, pero por otro lado me da tanta pena aquellos que son de especial dificultad.. La verdad, no se que tipo de acogimiento haremos finalmente, ya os contaré más adelante cuando esto sea algo más que una idea y se haya llevado a cabo.
En la pagina de la Comunidad de Madrid podrás encontrar más información sobre el acogimiento familiar.

5 cosas para regalar a una mamá.

 
regalo especial para una madre
Cuando estamos embarazadas y alguien nos pregunta qué queremos, siempre respondemos que algo para nuestros hijos. Yo por ejemplo siempre pedía algo para Nico y nunca nada para mí. Una vez tenemos a nuestros pequeños, solo queremos cosas para ellos y nunca pensamos en nosotras mismas. En ocasiones parece como si nuestra propia mente nos estuviera diciendo que pedir algo para nosotras está mal. ¡Pues no! Hay muchas cosas que regalar a una embarazada.

Read More

Redes Sociales Vs Familia.

Redes sociales vs familia
 
 
Cuando las redes sociales comenzaron, mi familia no era nada adicta a la tecnología y no había control por ninguna parte.
Yo comencé con Tuenti y creé mi perfil personal. Más adelante hice el de adopciones de perros y después el Tuenti personal de mis perros. En mi Tuenti personal tenía a todos mis amigos y subía miles de fotos.

Read More