La crema en el embarazo.

Recuerdo cuando era pequeña y veía a mi madre ponerse crema hidratante antes de irse a dormir cada noche. ¡Qué poco me gustaba a mí! Te quedabas pringosa y si encima era verano ya no te quiero ni contar. Mientras yo crecía y mi madre me insistía en que debía ponerme crema para hidratar la piel, mi odio hacia las cremas crecía también.
Cuando me quedé embarazada, tanto mi médico como mi madre me insistieron en que tenía que echarme no solo crema, sino aceite también. Mi cara de horror fue épica. Al principio me echaba la clásica crema de Nivea y seguidamente un aceite de almendras. ¡Qué horror! ¡Qué pringue!
Al contárselo a una amiga que ya había sido mamá me dijo que ella lo que hacía era mezclar la crema con el aceite y al tenerlo todo junto se lo echaba de una. Yo de verdad que lo intenté, pero aquello no había manera de mezclarlo y encima y para colmo, era más pringoso aun.
Un día, viendo la tele, descubrí la solución a mis problemas. Nivea había tenido la fantástica idea de hacer una crema que te podías echar durante la ducha y te la quitabas con agua ¡Adiós al pringue! La verdad, me vino fenomenal, no sé si hidratará más o menos que si te echas una por la noche, pero desde luego mi función de “echarme crema sí o sí” la cumplía.
El aceite ya era otra historia, porque eso por mucho que hagas, tienes el pringue asegurado quieras o no. Así que yo echaba aceite después de la crema y al menos con la piel mojada y al pasar la toalla no me daba esa sensación de estar tan pringosa.
Bueno y después de contar mi experiencia, os contaré porque me dijeron a mí que me echara crema y aceite sí o sí.
Mi ginecólogo, revistas y madre aconsejan siempre echar bien de crema y aceite a todas las mujeres que se quedan embarazadas por el peor tema que podemos llevar, esas odiosas estrías. Se supone que teniendo la piel hidratada, esta será más flexible y así no aparecerán estrías cuando tu cuerpo vuelva a su sitio después del parto. En algunas mujeres funciona y en otras no. Yo la verdad que no me he mirado porque ya tenía algunas y no me he parado a contarlas, así que no sé a ciencia cierta si realmente me evitó que salieran estrías o no.
Cada mujer es un mundo y habrá mujeres que se cuidarán más que otras. Yo personalmente, no me cuido nada y creo que eso es algo que le ha llevado siempre a mi madre por la calle de la amargura jaja (mamá no te enfades cuando leas esto). Nunca me han gustado las cremas, ni el maquillaje ni el ir arreglada, soy más de ir de sport ¡que nadie me quite mis vaqueros y mis deportivas! Pero debo reconocer que… estrías no, gracias.
Así que chicas ya sabéis, estar hidratada es importantísimo para nosotras y el embarazo es una etapa en la que nuestra piel sufre de sequedad, estrías, celulitis, manchas y también en muchos casos, escozor.

Puede que tu cuerpo no quede como estaba antes y se quede marcado de por vida por el embarazo, pero a mí personalmente, me encanta ver esas marcas y pensar que mereció la pena, ya que ahora tengo un bebé precioso junto a mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s